Rarezas del árabe

(Lo que es raro o deja de serlo sólo puede ser una cuestión de perspectiva. Lo que señalo a continuación es la perspectiva de un hablante nativo de español con inglés como segunda lengua que aprende árabe)


El árabe no es una lengua indoeuropea, forma parte de la rama semítica de la familia Afroasiática, la cuarta familia lingüística más hablada del mundo y de la que formó parte el egipcio antiguo.

En árabe la predicación es especial: el verbo copulativo no aparece en presente afirmativo, es la manera en la que se expresa habitualmente la posesión (aunque existe algún verbo), no existe un verbo haber y tampoco existe una preposición como de. Los plurales masculinos de los nombres no son predecibles, lo cual obliga a memorizarlos en parejas de singular/plural. Existe un número dual que se opone a singular y plural.

Tipológicamente es una lengua fusionante (como el español) y de núcleo inicial por lo que el verbo precede típicamente al sujeto.

Todas estas características llaman la atención al estudiante de árabe, no obstante algunas (la expresión de la posesión mediante predicación nominal, la prep. de) se descubren, al menos parcialmente y si observamos con atención, en lenguas como el español o el inglés.

En árabe los verbos se refieren (lema) por la 3ª persona masc. sing. del verbo en aspecto perfecto. كَتَبَ /ka.ta.ba/ por ejemplo significa "él escribió", pero constituye la entrada del diccionario ¿por qué? porque es la forma más sencilla del verbo ya que carece de afijos consonánticos. Por contra no se usa como lema el maṣdar, lo más próximo al infinitivo pero distinto de él, porque es más variable.


Escritura

Esta sección es un resumen, pulse aquí para acceder al documento específico de este tema

Lo que más llama la atención de la escritura árabe es su elegancia cursiva (también presente en la letra de imprenta), su extrañeza por la dificultad para relacionarla con la nuestra (aunque existe una relación mediata), la abundancia de puntos y diacríticos alrededor de la línea base de la escritura o su sentido de escritura de derecha a izquierda.

La noción más importante es que la escritura árabe establece una jerarquía entre consonantes y vocales, relegando estas en la representación escrita. Esto enfatiza la raíz árabe que consta de tres consonantes (CCC) y que sirve para expresar las nociones más generales del significado.


Morfología y lexicología, el campeón de la derivación

Quizá el aspecto más interesante del árabe es lexicológico y morfológico. Las raíces árabes son siempre consonánticas y constan casi siempre de tres consonantes. Entre ellas se insertan vocales (transfijos) y a su lado afijos consonánticos o silábicos (prefijos, sufijos o circunfijos). En español por contra si bien el afijo puede ser discontinuo (circunfijo) no encontraremos raíces discontinuas como en árabe.

También es interesante el aspecto lexicológico, la organización del léxico. En muchos casos tras cada nombre se descubre una raíz verbal مِفْتاح "llave" de فَتَحَ "abrir". O طائِرَة "avión" y طائِر "pájaro" de َطارَ "volar"`

La distinción nacer/parir que en español hace uso de dos raíces verbales se expresa con una misma raíz con la oposición activa/pasiva en árabe, al igual que ocurre en inglés to bear/be born o en japonés 生む / 生まれる umu / umareru. La pasiva árabe es sintética, igual que en latín, es decir que no hace uso de un verbo auxiliar sino que modifica el patrón vocálico.

وَلَدَ /wa.la.da/ dar a luz, procrear

وُلِدَ /wu.li.da/ nacer

De esta raíz وَلَدَ se forman palabras como hijo وَلَد /wa.lad/, padre والِد /waː.lid/ o madre والِدَة /waː.li.da/. Estas palabras conviven con otros sinónimos más clásicos a اِبْن/بِنْت y أَب y أُمّ respectivamente


El árabe tiene un conjunto de formas verbales derivadas muy productivo que permite generar variantes gramaticales (causativas, reflexivas, recíprocas). La derivación no es siempre sistemática, por ejemplo, los verbos no suelen tener todas las formas verbales (en torno a 10) y sus significados no siempre son predecibles o son metafóricos, no obstante su potencialidad para multiplicar el número de formas es muy notable.

Veamos las formas 1-10 del verbo /ba.ʕu.da/ "distar". Observe cómo lo que en árabe hace uso de una misma raíz se expresa con varias en español.

       
1 بَعُدَ /ba.ʕu.da/ distar
2 بَعَّدَ /ba.ʕːa.da/ alejar
3 باعَدَ /baː.ʕa.da/ distanciar
4      
5 تَبَعَّدَ /ta.ba.ʕːa.da/ retirar
6 تَباعَدَ /ta.baː.ʕa.da/ separarse uno de otro
7      
8 اِبْتَعَدَ /ib.ta.ʕa.da/ abandonar, evitar
9      
10 اِسْتَبْعَدَ /is.tab.ʕa.da/ poner a un lado

Y las formas 1-10 del verbo /ka.ta.ba/ "escribir"

       
1 كَتَبَ /ka.ta.ba/ escribir, redactar
2 كَتَّبَ /ka.tːa.ba/ hacer escribir
3 كاتَبَ /kaː.ta.ba/ mantener correspondencia
4 أكْتَبَ /ʔak.ta.ba/ dictar
5      
6 تَكاتَبَ /ta.kaː.ta.ba/ mantener correspondencia
7 اِنْكَتَبَ /in.ka.ta.ba/ abonarse
8 اِكْتَتَبَ /ik.ta.ta.ba/ estar inscrito
9      
10 اِسْتَكْتَبَ /is.tak.ta.ba/ pedir escribir, dictar

Con la misma raíz podemos derivar algunos sustantivos:

     
كتاب / كتب /ki.taːb/ y pl. /ku.tub/ libro
كتبجي o كتبي /ku.tu.biː/ o /ku.tub.d͡ʒiː/ librero
مكاتب / مكتب /mak.tab/ y pl. /ma.kaː.tib/ escritorio, oficina
مكتبة /mak.ta.ba/ biblioteca

La diferencia entre مكتب "escritorio, oficina" y مكتبة "biblioteca" es una diferencia de género. La primera es masculina y la segunda es femenina con su sufijo ـة /a/. Lo mismo se puede observar para las palabras ya mencionadas طائِرَة "avión" y طائِر "pájaro".

Como se ha mencionado antes los plurales masculinos son irregulares (fractos). Si bien existe un gran número de patrones plurales, no obstante el patrón no es determinable desde la forma singular, lo cual obliga a memorizarlos en parejas de singular/plural.

singular plural  
رجل /ɾa.d͡ʒul/ رجال /ɾi.d͡ʒaːl/ hombre
شجرة /ʃa.d͡ʒa.ɾa/ أَشْجار /ʔaʃ.d͡ʒaːɾ/ árbol
طائر /tˤaː.ʔiɾ/ طيور /tˤu.ʝuːɾ/ pájaro
أُسْبُوع /ʔus.buːʕ/ أَسابِيع /ʔa.saː.biːʕ/ semana

Antes de continuar: el artículo en árabe

El artículo árabe, como ocurre con todo determinante en esta lengua, tiene una mayor relevancia que en español ya que también delimita ciertas estructuras sintácticas como el sintagma nominal y el estado constructo.

El artículo árabe الـ /al/ es invariable gramaticalmente: a diferencia del español no expresa categorías como número, género ni en el caso del árabe tampoco de caso. No puede mantener por tanto concordancia.


Muchas palabras de origen árabe son inmediatamente identificables por la presencia del artículo:

   
algodón Del ár. hisp. alquṭún, y este del ár. clás. quṭn.
alcalde Del ár. hisp. alqáḍi, y este del ár. clás. qāḍī 'juez'.
alcohol Del ár. hisp. kuḥúl, y este del ár. clás. kuḥl.
almirante Del ant. amirate, interpretado como part. act. y con infl. del art. ár. al, este del b. lat. amiratus, este del gr. bizant. ἀμιράς, -άδος amirás, -ádos, y este del ár. clás. amīr.

No obstante no identificamos arroz الرّز como una palabra de origen árabe a pesar de que está determinada ¿qué está pasando? Ocurre que el artículo árabe sí tiene variantes fónicas y puede perder uno de sus dos sonidos o los dos. Pierde:

نمت في البيت "dormí en casa". En vez de /nim.tu fiː al.bait/ diríamos /nim.tu fiːl bait/

الصّف "clase". En vez de /al.sˤaf/ diríamos /asˤːaf/

نمت في الصّف "dormí en clase". En vez de /nim.tu fiː al.sˤaf/ diríamos /nim.tu fiː sˤːaf/


Predicación nominal, ¿dónde está la cópula?

Aunque en árabe existe un verbo copulativo en presente يكون /yaku:n/, se omite en presente afirmativo.

Esto daría lugar a ambigüedades en español, compárese el diferente significado de

el valle grande

el valle es grande

Sin verbo copulativo en español no podemos distinguir en el adjetivo su función de modificador del nombre o bien de atributo. La cópula hace de separador.

En árabe no existe este problema ya que los adjetivos admiten determinación (además de género, número y caso) y todo adjetivo modificador concuerda en determinación con el nombre.

الوادي الكبير "el valle grande". La concordancia en determinación vincula nombre y adjetivo al mismo sintagma.

الوادي كبير "el valle es grande" Al eliminar el artículo الـ el adjetivo ya no forma parte del sintagma nominal y se entiende como atributo de una oración nominal.

Por cierto que la expresión الوادي الكبير "el valle grande" cuya pronunciación es /waː.dil ka.biːɾ/ es el nombre que dieron los árabes al río Guadalquivir.

A continuación se muestran los posibles patrones del artículo entre dos elementos: el nombre casa بيت y el adjetivo grande كبير

    interpretación
بيت كبير /bajt ka.'biːɾ/ una casa grande
البيت الكبير /al.'bajt al.ka.'biːɾ/ la casa grande (lit. la-casa la-grande)
البيت كبير /al.'bajt ka.'biːɾ/ la casa es grande (lit. la-casa grande)
بيت الكبير /bajt al.ka.'biːɾ/ la casa del () grande [1]

[1] El último caso, el más forzado, es un estado constructo del cual se hablará más adelante. Este ejemplo debe interpretarse como que ha habido una elipsis de un nombre, por ejemplo: la casa del (jardín/puerta/tejado/árbol/...) grande


Cuando el predicado nominal vincula dos nombres en árabe se interpone un tercer elemento. Este elemento es un pronombre de 3ª persona que concuerda con el género y número del sujeto. En los siguientes con هي /hja/ "ella" (sol es femenino en árabe, a pesar de no acabar en ـة /a/):

     
الشمس هي نجم /a.ʃːams hja nad͡ʒm/ El.sol ella estrella "El sol es una estrella"
هي مهندسة Sandra /san.dra hja al.mu.han.di.sa/ Sandra ella la.ingeniera "Sandra es la ingeniera"


Como se ha dicho anteriormente si bien en presente afirmativo no es necesario ningún verbo para la oración nominal sí lo es no obstante para las otras combinaciones, que poseen flexión personal:

  afirmativa negativa
presente - ليس
pasado كان ما كان

البيت ما كان كبير

/al.'bajt maː 'kaːna ka.'biːɾ/

la casa no era grande


Predicación nominal, sin haber ni tener

Cómo se ha mencionado antes, en árabe no existe un verbo haber y la posesión se suele expresar mediante un predicado nominal (existe no obstante un verbo poseer ملك /malaka/). Para dar una idea de lo que está pasando podemos parafrasear:

Si somos observadores veremos que algo similar ya ocurre en español, parcialmente. Si bien podemos utilizar un verbo de posesión como en Sandra tiene un coche la perspectiva inversa hace uso de un predicado nominal cuyo núcleo es una preposición El coche es de Sandra. Estos dos predicados TENER y SER-DE están en distribución complementaria:

  correcto incorrecto
TENER (poseedor, poseído) Sandra tiene un coche *El coche es tenido por Sandra
SER-DE (poseído, poseedor) El coche es de Sandra *Sandra es de un coche

Serían pues las preposiciones el núcleo del predicado, las que precisarían la naturaleza de la relación que nosotros expresamos con verbos.

ár. AFI parafrase
لها سيّارة Sandra /san.dra la.haː sa.ʝːaː.ɾa/ Sandra a ella coche
في الشارِع سيّارة /fiː ʃːaː.ɾiaʕ sa.ʝːaː.ɾa/ En la calle coche

En el caso de la posesión no se utiliza la preposición de pues no existe equivalente en árabe. Se utilizan tres partículas que poseen matices propios لـ /l/ "a/para" para la posesión inalienable, y عند"junto a " مع "con" para expresar posesión alienable ¿qué es una posesión inalienable? aquella que no puede ser eliminada, como el vínculo familiar o como la relación que mantienes con una parte de tu cuerpo. Por eso las preposiciones en los siguientes ejemplos no son intercambiables:

     
posesión inalienable لي عم para.mi tío "tengo un tío"
posesión alienable عندي ورق junto-a.mi folio "tengo un folio"

El estado constructo, la ausencia de 'de'

¿por qué no es necesaria una preposición de en árabe? empecemos por observar el siguiente ejemplo del inglés:

Council finance scandal

¿qué observamos? una yuxtaposición de nombres sin ningún otro elemento interpuesto. Esto en las lenguas semíticas se llama estado constructo (إضافة) y nos permite expresar las relaciones de genitivo: las mismas diversas relaciones de parte/todo, posesión/poseedor, material, contenido o función que realiza la preposición de en español, con la excepción de la procedencia que en árabe usa la preposición مِن /min/ "desde"

Como en inglés, se determina el conjunto y no cada uno de los nombres

The council finance scandal

En árabe no obstante la determinación (artículo, posesivo, ...) la recibe el último nombre de la cadena de estado constructo y no el primero:

     
مِفْتاح بيت عائلة /mif.taːħ bait ʕaː.ʔi.la/ llave casa familia "una llave de casa familiar"
مِفْتاح بيت العائلة /mif.taːħ bait al.ʕaː.ʔi.la/ llave casa la.familia "la llave de la casa familiar"

Orden oracional

El verbo tiene marcas de concordancia con el sujeto.

El orden oracional típico es VSO, pero en estos casos el verbo aparece en singular independientemente del número del sujeto (singular, dual o plural).

Toda oración debe tener como primer elemento un sintagma determinado. Podemos utilizar el mismo ejemplo de la predicación nominal para ilustrarlo:

ár. AFI parafrase
لها سيّارة Sandra /san.dra la.haː sa.ʝːaː.ɾa/ Sandra a ella coche
في الشارِع سيّارة /fiːl ʃaː.ɾiaʕ sa.ʝːaː.ɾa/ En la calle coche

Suboraciones y pronombre retornante ¿quién hace qué?

Construyeron la casa en la que vamos a vivir

En esta oración la casa mantiene una relación sintáctica de objeto directo con el verbo principal. Pero en español, el pronombre que introduce una suboración se acompaña de otra información en la que que determina la función que va a tener el antecedente casa en la nueva suboración, en este caso complemento de lugar.

En árabe esto no puede ser así porque el pronombre relativo equivalente a que no aparece siempre. Veamos dos casos: el primero en el que el antecedente es indeterminado, el segundo en el que está determinado:

     
رأيت إمرأة كانت تقرأ vi mujer estaba leyendo "ví a una mujer que estaba leyendo"
رأيت اﻹمرأة التي كانت تقرأ vi la.mujer la.que estaba leyendo "ví a la mujer que estaba leyendo"

Si en el caso anterior no era necesario utilizar ningún otro pronombre por ser la función sujeto la función por defecto del antecedente en los siguientes es necesario utilizar un pronombre retornante dentro de la suboración que precisa su función en ella. En este caso ـها /haː/, que es el genitivo/acusativo de "ella" y que aparece siempre sufijado.

     
رأيت اﻹمرأة التي قرأت عنها ví la.mujer la.que leí sobre.ella "ví a la mujer acerca de la que he leído"
رأيت اﻹمرأة التي أحبّها ví la.mujer la.que amo.a.ella "ví a la mujer que amo"
تلك هي الكلية التي درست فيها esa ella la.facultad la.que estudié en.ella "esa es la facultad en la que estudié"

La declinación, un diseño intuitivo

Las marcas de caso presentan una bella simplicidad en su caso más básico (el singular): el nominativo se expresa con un sufijo /u/, el acusativo con /a/ y el genitivo con /i/. Estos son los 3 casos del árabe, otras situaciones se expresan con ayuda de una preposición seguida de un nombre en caso genitivo. Existen otras complicaciones por supuesto, y variantes para dual y plural.

caso / número SINGULAR DUAL PLURAL
regular masculino femenino
nominativo u /aːni/ /uːna/ /aːtu/
acusativo a /aj.ni/ /iːna/ /aːti/
genitivo i
fig. fusión de las categorías caso y número. Se puede observar que en los números diferentes del singular no hay distinción entre acusativo y genitivo.

fig. fusión de las categorías caso y número. Se puede observar que en los números diferentes del singular no hay distinción entre acusativo y genitivo.


Ejemplo con pasiva (en árabe la pasiva es sintética, de una sola palabra: no necesita un verbo auxiliar como en español o inglés):

فسلت الشركة المراء

/fa.sa.lat a.ʃːaɾ.katu al.ma.ɾaːʔa/

"Despidió la empresa a la mujer"

فسلت المراء

/fu.si.lat al.ma.ɾaːʔu/

"La mujer fue despedida"



Complicaciones

La lengua árabe presenta disglosia. La variedad estándar es la que aquí se presenta y aparece en ciertos ámbitos de prestigio como el académico, noticias o literario. Las variedades locales de cada país árabe son lengua materna y han tenido tradicionalmente un estatus menor y han carecido de representación escrita. Hablar árabe estándar no capacita para hablar con cualquier arabófono, aunque es un buen punto de partida para aprender una variedad local.

El sistema numeral árabe es particularmente caótico, con complicadas interacciones entre casos, concordancias de número y género entre el número y el numerado.

Las conjugación árabe no es más difícil que la del español sino probablemente más sencilla. Posee dos aspectos: perfecto e imperfecto. Es posible derivar con relativa facilidad del aspecto imperfecto otros modos y tiempos: así mediante cambios vocálicos y desaparición de /n/ o de aproximantes podemos pasar del imperfecto al subjuntivo y de este al yusivo.

El árabe distingue entre entidades racionales (personas) e irracionales (el resto). Esto tiene consecuencias: todo plural nominal de entidad irracional equivale a un femenino singular y esto influye en la concordancia por ejemplo del adjetivo o del verbo.